Hosting: dónde alojar nuestra web

Hosting: dónde alojar nuestra web

Una duda muy común para las personas que están comenzando proyectos online personales o profesionales es sobre la ubicación ideal para el blog o la web que van a crear. Hay muchas propuestas y los criterios de selección son complejos. Es más importante de lo que parece elegir bien desde el principio. Una vez que hemos iniciado un proyecto en un alojamiento generando tráfico, cambiar a otro porque estamos descontentos es como empezar otra vez de cero, tanto a nivel de conquista de seguidores como de organización, diseño y generación de contenidos.

Aunque nuestro consejo es dejarse asesorar por expertos para evitar tomar una decisión equivocada, algunas nociones y consejos básicos pueden ayudar al usuario a hacerse una idea de la oferta existente y de las pautas básicas que deben tenerse en cuenta.

Seguro y potente

La primera prioridad debe ser tener un emplazamiento que nos garantice total seguridad, privacidad y servidores potentes que presten un servicio rápido. Esto nos permitirá que la página web o el blog tengan una velocidad de descarga apropiada y operatividad suficiente. Si no es así, podemos arriesgarnos a que nuestro sitio sea penalizado por Google.

La localización del servidor es otro de los factores que puede incidir en la velocidad de carga de nuestro sitio. Cuanto más cerca esté nuestro alojamiento de web o blog respecto al usuario, más rápido responderá. Hay que tener en cuenta esto cuando se está preparando una página web o blog para operar en otro país. En este caso, aunque se gestione desde un lugar, es conveniente que el hosting esté situado cerca del usuario final.

¿Gratuito o de pago?

Lo más tentador es contratar un alojamiento gratuito, pero hay que tener en cuenta antes de optar por esta opción que en nuestro dominio aparecerá el hosting propio del sitio, cediéndole así un espacio promocional y restando protagonismo a nuestra marca. Por ejemplo, la herramienta Blogger de Google añade a la URL ‘blogspot.com’.  También wordpress.com ofrece la posibilidad de alojar webs o blogs con la terminación ‘.wordpress.com’. Ambas ponen a disposición del usuario numerosas ventajas como el acceso a plantillas o una interfaz que facilita el uso. Pero entre sus desventajas figura la merma de los derechos sobre los contenidos, pudiendo desaparecer algunos de ellos por decisión del administrador. Otras limitaciones son el espacio o los plugins disponibles.

En general, los alojamientos gratuitos no son una opción rentable para negocios, aunque puede ser válida para proyectos personales de pequeño alcance. Si nos decidimos por un hosting de pago, lo más recomendable es buscar uno que dé buenos resultados y no emplear como único criterio que sea barato.

Compatibilidad

Es importante a la hora de elegir un alojamiento para nuestro blog o web comprobar que es compatible con las plantillas que queremos emplear: WordPress, Joomla o Prestashop, por ejemplo, son las más extendidas. Cualquiera de estas propuestas dispone de un sistema de edición manejable fácilmente y adecuado para actualizar contenidos de texto o imágenes y tomar decisiones sobre diseño. Es importante además consultar antes qué plugins o gadgets podemos disfrutar para completar nuestro sitio.

Idioma

Para algunas personas es imprescindible que el hosting elegido disponga de un soporte técnico e indicaciones en el idioma español para poderse manejar con desenvoltura y resolver incidencias rápidamente y sin necesidad de tener que recurrir a asesoramiento externo en el día a día.

Tipo de negocio

La finalidad y uso de nuestro sitio es fundamental a la hora de seleccionar un alojamiento. No es lo mismo un blog temático que una web de venta directa. La potencia y velocidad son especialmente importantes para portales de venta online, donde las opciones de captación de clientes y las posibilidades de cerrar una venta dependen en gran parte de la capacidad de la web. Debe mostrar un buen escaparate que descargue rápido todas las pantallas con nuestros productos y, además, que sea visible desde cualquier dispositivo con rapidez. Con un sitio bien planteado también podremos obtener información adicional sobre nuestro público objetivo y ejercer un cierto control empleando herramienta de análisis de las visitas que nos permitirán obtener datos como procedencia geográfica o el tipo de dispositivo o navegador que emplean en internet.