Inbound Marketing: La clave para todo negocio online

Inbound Marketing: La clave para todo negocio online

Digámoslo claro desde el principio: todo plan de Marketing Digital necesita del Inbound Marketing para estar completo y tener éxito. Hasta hace solo unos años, la mayoría de los departamentos de marketing de las empresas que comenzaban a desarrollar (y/o a expandir) su negocio por Internet todavía no se había percatado del que iba a ser uno de los mayores obstáculos del negocio digital: la creciente desconfianza de los consumidores en las marcas. Por ello, no fue hasta hace poco tiempo cuando una de las filosofías publicitarias más en boga en la actualidad comenzó a adquirir el protagonismo y la atención que merecía. En efecto, hablamos del Inbound Marketing, un conjunto de recursos del marketing digital que tiene como principal objetivo recuperar esa mermada confianza en las firmas.

Dichos recursos giran en torno al Content Marketing (o Marketing de Contenidos), ya que es a través de los mensajes que enviamos a los usuarios como conseguimos atraer su atención y, más tarde y una vez adquirida la imprescindible confianza, consolidarlos como leads y suscriptores cualificados. Hasta aquí, nada demasiado novedoso. Donde el asunto da un vuelco radical es en el tipo de contenido de esos mensajes a los que nos referíamos, así como en la manera en que los presentamos a nuestros potenciales clientes.

Aplicando el Inbound Marketing

Uno de los principales rasgos que suele incluirse en la mayoría de definiciones de Inbound Marketing es que a través del uso de unas herramientas muy específicas conseguimos que sea el usuario el que se acerque a nuestra marca. Sin duda, este cambio de roles es uno de los mayores hitos alcanzados en el mundo del marketing en décadas, sobre todo atendiendo a las consecuencias que conlleva: no solo la captación de un nuevo cliente resulta más barata y rentable, sino que dicho cliente también sale beneficiado de manera notable en la transacción. Es decir, que lo que ofrecemos al consumidor a lo largo del proceso de la estrategia Inbound es contenido de valor real para él, y esa utilidad será precisamente la moneda de cambio con la que recompensemos la confianza que deposite en nosotros.

Pero para que lo dicho en el párrafo anterior no se quede solo sobre el papel (es decir, para que la filosofía Inbound Marketing se desarrolle de manera exitosa), es preciso que todos y cada unos de los profesionales involucrados realice bien su tarea. En primer lugar, y antes de aventurarnos a presentar un contenido que consideramos excelente (porque califica de diez en posicionamiento SEO, porque es evergreen, porque es rematadamente original, etc.), es preciso que realicemos una exhaustiva labor de análisis del tipo de mercado en el que se enmarque nuestra empresa (que incluirá estudios sobre nuestros productos o servicios, sobre nuestro target, etc.). En definitiva, hemos de conocer con minuciosidad cuáles son las necesidades, deseos y dinámicas de consumo de nuestro cliente tipo para poder anticiparnos a ellos.

Una vez sepamos todo sobre la persona a la que nos vamos a dirigir, el siguiente paso será ofrecerle aquello que busca de manera bonita y en el lugar y el momento precisos (en una publicación de Instagram el fin de semana, en un blog de emprendedores y nómadas digitales, etc.). A partir de entonces (una vez que el consumidor nos ha conocido), avanzaremos a lo largo del proceso Inbound llevando a nuestro futuro lead de la mano (pero sin que él se dé cuenta), ofreciéndole de manera periódica y sistemática contenido cuyo valor deberemos ir aumentando progresivamente: nuestro cliente está en continua evolución (al igual que nuestra empresa y, en definitiva, que todo cuanto nos rodea), por lo que hemos de ser consecuentes con dicho crecimiento.

Una estrategia de largo recorrido

No será hasta que hayamos logrado consolidar a nuestro cliente como lead cualificado cuando comencemos a tener la sensación certera de que estamos haciéndolo bien. Pero incluso llegados a este punto, no debemos bajar la guardia: precisamente es aquí cuando con más esmero deberemos elaborar los contenidos, ya que conforme nuestros suscriptores avanzan por el proceso Inbound se van tornando más y más exigentes. Para lograr dar en el blanco y alcanzar el cierre de la venta (tercera etapa del Inbound Marketing), deberemos recurrir a la segmentación de nuestras bases de datos, así como a herramientas que nos permitan medir los resultados que vayamos obteniendo con cada una de nuestras acciones.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *