Claves para que tu web sea competitiva

En la nueva era digital en la que vivimos la página web se ha convertido en la herramienta básica para estar presentes en un mundo cada vez más globalizado. La página web es al internauta lo que el documento nacional de identidad es al ciudadano. Dado que la web es la carta de presentación de cualquier proyecto que se quiera dar a conocer en la red -ya sea un negocio, un perfil o una institución- , es necesario que tu web esté diseñada de la mejor forma posible para causar el mejor impacto.

Y no nos estamos refiriendo sólo al diseño gráfico. La elaboración de una página web no es tarea fácil, necesitas experiencia y conocer muchos conceptos y depende de muchos factores que sea o no sea competitiva, que tenga éxito o, por el contrario, quede relegada a una mera imagen.

Si quieres que tu web disponga de los requisitos necesarios para ser competitiva, te explicamos algunas características básicas, aunque no las únicas, para que no mueras en el intento.

Diseño Responsable. Si tu página no está diseñada para adaptarse a los distintos dispositivos desde los que se puede acceder a internet, estás perdido. Gracias a este diseño, los usuarios de un Smartphone o una Tablet, por ejemplo, pueden disfrutar de todas las ventajas interactivas de un portal web, a modo de ordenador personal. Que tu página web tenga un diseño Responsive es de suma importancia. De hecho, en España, el uso del teléfono para acceder a internet es muy elevado, siendo los españoles los europeos que más lo utilizan, el 93% del total de internautas, por encima de la media de la Unión Europea, según la Oficina de Estadística Comunitaria.

Con el diseño responsable se pretende también reducir los tiempos de espera para cargar una página, así como activar su viralidad para que compartir los contenidos con otros usuarios sea mucho más sencillo.

Tiempo de carga inferior a 3 minutos

Otro de los factores básicos a tener en cuenta para tu web es la velocidad de carga. De hecho, este otro de los objetivos del diseño responsable y sumamente importante si pensamos que el 57% de los usuarios abandona una web si no ha cargado a los 3 segundos. Y es que la velocidad de carga de una página web o el tiempo de espera puede suponer el límite entre el éxito y el fracaso de tu negocio.

Para que tu página web cargue más rápido, puedes poner en práctica diferentes acciones, como hacerte con un buen hosting y apostar por una buena programación. Está comprobado que si cargas mucha información en la portada o realizas muchas consultas a la base de datos, puede que la entrada al sitio se haga eterna.

Asimismo, evita utilizar muchas imágenes y vídeos, y si lo haces, que su tamaño sea reducido. Deja a un lado los efectos como el carrusel de imágenes que, si bien atraen la atención del usuario, incrementan los tiempos de carga de la web. Otra de las iniciativas que puedes tomar es limpiar el código o contratar un alojamiento web mejor.

Si quieres comprobar la velocidad de carga de tu web te aconsejamos que utilices herramientas gratuitas o hacer una comprobación en Webmaster Tools.

Buena estrategia SEO y contenido original

Para que tu página sea vista debe estar optimizada y situarse en los primeros puestos del ranking que realizan los buscadores. Para conseguirlo es necesario realizar una buena estrategia SEO. Se trata de una tarea compleja que requiere actuar tanto sobre la web como sobre lo que le afecta del exterior.

Para actuar sobre los factores internos, puedes hacer uso de palabras clave, comprobar y crear el fichero robots.txt o, por ejemplo, eliminar cualquier contenido duplicado. Para actuar sobre los factores externos, puedes utilizar técnicas como la construcción de enlaces, el SEO Local, el Social Media SEO o el Author Rank.

Creación de contenidos originales. Cada vez son más valorados por los buscadores y marcarán la diferencia entre tu web y la de la competencia. Por lo general, un buen contenido para web es aquel que es original y que no ha sido copiado de otras webs, que ha sido escrito para ser entendido por el usuario y optimizado para Google. Son contenidos escritos para ser leídos en un blog, por ejemplo, de una forma clara, sencilla y directa.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *